LO QUE SE "COMEN" NUESTROS ANIMALES DE COMPAÑÍA

perro comiendo

 

Los perros y los gatos representan la excepción dentro del reino animal. Son nuestros animales de compañía por excelencia, tanto es así que en casi todos los hogares en España se les considera integrados en el núcleo familiar como uno más. Ellos conviven con nosotros a cambio de las tres "C", cariño, cobijo y comida. Están descritos los beneficios que aporta en nuestra salud de propietarios esta simbiosis y he ahí el éxito de esta convivencia. Por tanto, su longevidad beneficia directamente a sus "tutores".

Hoy vamos a tratar el tema de la nutrición de nuestros bigotones, porque una buena alimentación y nutrición de ellos repercute en una buena prevención clínica, una mejora de la calidad de vida y redunda en su bienestar animal desde sus primeras etapas, por lo tanto en su longevidad. De hecho las clínicas veterinarias, y nosotras entre ellas, disponemos de alimentos específicos para el tratamiento de algunas patologías. La nutrición de estas dos especies integra ciencia y ejercicio clínico. Estas circunstancias han permitido que su bienestar y la esperanza de vida de nuestros pequeños amigos sean cada vez más altas.

En la vida real no estamos acostumbrados a comprender la importancia de la nutrición en la salud de nuestros animales. A muchos de ellos les damos cualquier alimento y pensamos que por estar saciados ya les hemos hecho un bien, pero no contemplamos que esa alimentación aleatoria y sin control veterinario es posible que no sea tan beneficiosa, dando la cara a la larga en materia de patologías relacionadas con el sistema digestivo, piel, corazón, hígado, etc... a lo que se tendría que someter a un cambio drástico de dieta, con el estrés que ello conlleva, nuevas rutinas, neofobia alimentaria, etc... Pero, a diferencia del ser humano, nuestros peludos bigotones aceptan con mayor o menor agrado nuestras recomendaciones y los resultados suelen ser satisfactorios.

gato comiendo

Las necesidades nutritivas de los perros y los gatos son diferentes y específicas aunque las elaboraciones de alimentos para estas dos especies tienen muchas características comunes. En este sentido, es importante asegurar ciertos nutrientes, pero no lo es la incorporación de algunos ingredientes. Además, los distintos tipos de alimentos se adaptan a las preferencias y hábitos alimenticios de estas dos especies.

En general, se establecen tres categorías dependiendo de su contenido en humedad: secos, semihúmedos y húmedos. (Que no nos lleve a confusión con los alimentos comerciales, los cocinados para nuestros animales también entrarían dentro de esas tres categorías, puedes hacer croquetas extrusionadas, seco, un arroz con verdura y carne, semihúmedo, y una gelatina con paté, húmedo). Dentro de los alimentos secos, existen subcategorías dependiendo de la tecnología de fabricación (Extrusionados, granulados, etc..) El empleo de un tipo u otro viene determinado por varios factores, tales como el coste por unidad de materia seca, las condiciones de almacenamiento, la vida media del producto, su palatabilidad, la especie de destino, los fines terapeúticos y el efecto piscológico y preferencias del tutor-propietario.

Si la fabricación es correcta, la mayor parte de los alimentos comerciales aseguran cubrir las recomendaciones nutritivas de especie y estado fisiológico. La calidad es independiente de la presentación.

En este tema espinoso en el que al final salen a relucir las grandes marcas hay muchos intereses económicos. De hecho cada vez hay más propietarios que se desmarcan de estas empresas y optan por dietas naturales como las DIETAS BARF, en las cuales ellos se encargan de prepararlas y conocen los ingredientes o cocinadas según los aportes nutricionales que su animal necesita. Para hacer esto, se necesita primeramente una buena formación en nutrición específica, para saber qué alimentos son apropiados y en qué proporción hay que dárselos y segundo se debe disponer de tiempo para la preparación de dicha alimentación, que deben seguir rigurosa como una dieta de adelgazamiento. Muchos propietarios que siguen este tipo de dietas aseguran que su animal de compañía tiene un mejor bienestar animal debido a este cambio de dieta.

Por otro lado y después de muchos años de ejercicio clínico, 23, no hemos comprobado que ningún animal sufra una merma en su salud o bienestar por la ingesta de alimentos comerciales que mantengan un mínimo control veterinario de calidades y nutrientes y que son los únicos que podrían prescribir los profesionales veterinarios.

Nosotras recomendamos siempre que las ingestas de los perros deban ser dos o tres veces al día siempre relacionadas con su tamaño y peso con el aporte energético adecuado por su actividad. Los gatos suelen hacer más ingestas al día, ya que ellos comen muchos "poquitos" pero poniéndoles un tope en sus raciones para evitar problemas de peso y obesidad.

De todas maneras, todas las dudas que tengas de alimentación con respecto a tu perrete o gatete, no dudes en preguntárnoslas a nosotras. Vero y Belén, las veterinarias especialistas en nutrición te asesorarán en la medida que tu bigotón necesita.


Imprimir   Correo electrónico